Viernes 23 de junio de 2017
 

Mensaje del Rector

El Colegio del Verbo Divino de Chicureo, prolonga hoy la vida del histórico Liceo Alemán de Santiago (1910). Este, así como lo hace una familia, fue cambiando de casa en la medida que las circunstancias se lo exigieron. Hoy, después de pasar por Agustinas, Moneda y Dardignac, se ha asentado en Piedra Roja, comuna de Colina.

Todos nosotros somos testigos de cómo crece en número de alumnos/as y se consolida en sus nuevas instalaciones. Pero también, se ha ido adecuando a los desafíos del presente, lo que le permite mantenerse joven y actualizado en su propuesta educacional. De este modo, suma a su tradición y experiencia centenaria lo que ofrece la tecnología, siempre renovada e insinuante.

El que después de casi 100 años nos hayamos abierto al sistema co educacional (hombres y mujeres) y la opción por la enseñanza del idioma inglés de manera intensiva, son una muestra clara de lo anterior. Naturalmente, mantenemos el alemán en todos los niveles, lo que nos lleva a sumar dos idiomas extranjeros a nuestra lengua nacional.

Por otra parte, tal como lo hemos planteado a lo largo de nuestra existencia, nuestro proyecto formativo, tiene a Cristo y su propuesta valórica en su centro. En otras palabras, creemos que es El quien da sentido a la vida de cada uno.

Agreguemos todavía que ser idénticos a lo que estamos llamados a ser, hace la diferencia entre el hombre realizado y el que se ha quedado a mitad de camino. Los más de seis mil hombres y recientemente las primeras mujeres que han pasado por nuestro colegio, son la tarjeta de presentación que nos mueve a seguir reclamando un lugar en la sociedad y particularmente en el mundo de la educación.

Habiendo recibido e internalizado una sólida propuesta valórica, la excelencia académica, profesional y laboral, les ha venido por añadidura. La coherencia de vida, es lo que da credibilidad a todos los actores en este proceso.

Fundamentalmente, es lo que los menores esperan de sus padres y profesores. Y por eso, es el desafío al que buscamos responder cada día. Así como el Espíritu Santo ungió a Jesús en el Jordán al inicio de su misión, pidámosle que hoy nos unja y capacite para asumir con solvencia la misión que nos ha confiado.

Padre Francisco Javier de la Jara Goyeneche, SVD.
Rector
Colegio del Verbo Divino de Chicureo

Tags