Ovacionado musical “Romeo y Julieta”

Por si no la conocía, la historia resumida dice así: Verona, siglo XVI. Romeo y Julieta se inicia con una pelea entre miembros y criados de las dos principales familias de Verona, los Montescos y los Capuletos. Luego Romeo Montesco asiste a una fiesta de máscaras en casa de los Capuletos… y se enamora de Julieta Capuleto. Hay onda entre ambos. Tanta que se casan en la clandestinidad.

Pero los Montesco y los Capuleto no se quieren. Es más, se odian. En una plaza de Verona, Mercucio, amigo de Romeo, se va a los golpes con Tebaldo (sobrino de la señora Capuleto). Romeo se mete a separarlos y su amigo Mercucio desenfunda la espada. Romeo trata de calmar las cosas pero Tebaldo mata a Mercucio y Romeo, por defenderse también, mata a Tebaldo. Informado de los hechos, el Príncipe Scala condena a Romeo al destierro.

Después de todos estos dramas y con la esperanza de corregir la situación, Julieta -a quien su padre obliga a casarse con el Conde Paris- acude a Fray Lorenzo, quien aconseja a Julieta que finja ante sus padres aceptar el casamiento con el Conde, y le proporciona un narcótico que Julieta deberá tomar la víspera de la boda y que la hará parecer muerta durante cuarenta y dos horas.

Así, creyéndola muerta, su familia llevará su cuerpo, en ataúd abierto, al panteón de los Capuletos. El fraile mismo se ocupará de avisar a Romeo, que la sacará del sepulcro en el momento de su despertar y la conducirá a Mantua.

Dicho y hecho. Julieta toma el narcótico, es hallada muerta y en vez de celebrarse el matrimonio se sufre un lúgubre sepelio. Pero algo sale mal. Fray Lorenzo no alcanza a avisarle a Romeo de “la estrategia” -detuvieron al mensajero- y Romeo se entera de la muerte de Julieta.

Desesperado Romeo compra veneno y parte a Verona y al panteón con la intención de morir junto a Julieta. Sin embargo, en otra fatal coincidencia, el Conde Paris, sinceramente enamorado de su prometida, acude al panteón de los Capuletos para depositar flores en la tumba de Julieta.

Ya se imaginarán lo que pasa. Eso mismo. Romeo se encuentra con su competencia… el Conde Paris. Se increpan, van a las manos y Romeo lo mata. Romeo, después de todo lo que le pasó (dos muertes a su haber, desterrado y viudo) decide tomarse el veneno.

Cae muerto. Y despierta Julieta. Ya se imaginarán su reacción al ver a su amado envenenado junto a ella. Y como no queda veneno y no queda Romeo… se apuñala.

Bueno. Esta obra fue musicalizada, actuada y bailada magistralmente por nuestros alumnos, con la dirección del profesor Pablo Díaz. Un extraordinario musical al que asistieron autoridades, apoderados, alumnos y ex alumnos del colegio, y que marca el principio de los musicales en el CVDCH.

El montaje, la escenografía, los bailes, la vestimenta… todo excelente y muy bien hecho. Felicitaciones al elenco y la producción. Romeo y Julieta, el musical… se pasó.

Para ver más fotos del musical visite nuestra galería.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.